Lebrel Afgano

Lebrel Afgano

  • Altura de los machos: 26″ – 28″ Altura de las hembras: 24″ – 26″
  • Peso de los machos: 60lbs Peso de las hembras: 50lbs
  • Cualquier color está permitido
  • El temperamento es frío y digno, pero alegre. 

Desde tiempos inmemorables los Lebrel Afganos han sido famosos por su elegante belleza. Sin embargo, su grueso y suelto pelaje −que representa la gloria de esta raza− no es solamente para lucirlo, sino que sirve como protección del duro clima de las regiones montañosas donde los Lebrel Afganos originalmente empezaron a ser criados.

Debajo de su glamoroso exterior, los Lebrel son una poderosa, ágil raza –que se irgue tan alto como veintisiete pulgadas en los hombros− hecha para un largo día de caza. A su vez, las grandes almohadillas de sus patas actúan absorbiendo el impacto del duro terreno de su tierra natal.

Historia de los Lebrel Afganos

Muy poco se sabe del origen de los Lebrel Afganos. Una teoría establece que la raza se originó en el Medio Oriente y luego encontró su camino dentro de Afganistán vía Persia. Fue en Afganistán donde la raza desarrollo su largo pelaje como protección del frio en bajas temperaturas.

Se dice que el hogar nativo de esta raza es en el noreste de Afganistán y hay una creencia común de que estos animales entraron al arca con Noé. Sin embargo, se han encontrado esculturas de piedra en cuevas que parecen representar a estos perros. Las esculturas fueron hechas por invasores de Asia bajo la orden de Alejandro Magno.

Como la raza se desarrolló en Afganistán, dos tipos distintos evolucionaron. Los Lebrel de las regiones desiertas del sur y el oeste eran más larguiruchos, con un color más claro y escaso pelaje. Los perros de las regiones del norte tenían una estructura más compacta, un color más oscuro y un pelaje más denso. Estas y las otras variaciones representan adaptaciones lógicas a la gran variedad climática y geográfica del país.

En 1921, esta raza hizo su primera aparición en Europa, en Escocia. Desde Escocia, la raza fue transportada a Inglaterra e Irlanda. Para 1938, El Lebrel Afgano ya había llegado a siete países europeos y a los Estados Unidos.

Los primeros en entrar en los Estados Unidos (en términos de contribución a la historia pedigrí) fueron Westmill Omar y Asra Of Ghazni, trasladados por los hermanos Marx. Los hermanos Marx luego los transfirieron a Q.A. Shaw Mckean, quien seguramente fue la fuerza que los estableció en la Costa Este y que proveyó suministros para otras perreras pioneras alrededor del país.

¿Sabías que Snuppy, un Lebrel Afgano, en 2005 se convirtió en el primer perro clonado. Los científicos en Corea del Sur usaron células de la piel de un Lebrel Afgano de tres años para el proceso, el cual implico 123 madres sustitutas?

Snuppy Lebrel Afgano
El Lebrel Afgano Clonado

Estándares Oficiales para el Lebrel Afgano

La apariencia general de los Lebrel Afganos es la de un aristócrata. Estos perros demuestran dignidad, elegancia y no dejan ni un rastro de ordinariez o simplicidad. Tienen un frente recto, la cabeza orgullosamente levantada y los ojos contemplando la distancia como recordando los años pasados. Las fuertes características de lo exótico de la raza como su largo moño sedoso, el peculiar patrón de su pelaje, sus prominentes huesos de la cadera, sus largos pies y la impresión de una curva algo exagerada en el muslo sobresalen claramente, dándole al Lebrel Afgano la apariencia de lo que es, un rey entre perros, que se apegó a la tradición a través de los años.

Cabeza

La cabeza de este perro tiene un buen largo, que muestra mucha fineza. El cráneo esta balanceado equitativamente con la cara. Hay una pequeña prominencia en la estructura del hueso nasal causando una sutil apariencia romana, la línea central corre hacia arriba de la cara desapareciendo en frente de los ojos para que haya una vista clara sin interferencia.

La mandíbula de estos perros es larga y dura, la parte baja se destaca por poseer una gran fuerza. Deben tener una mordida de pinza, esto significa que los dientes de la mandíbula superior e inferior encajan equitativamente, ni con prognatismo ni enognatismo. Esta mordida es muy difícil de formar. Una mordida de tijera es mucho más fácil de formar en un perro que una mordida de pinza.

El hueso occipital es muy prominente. Arriba de la cabeza se encuentra un moño de largo y sedoso cabello. Las orejas son largas, ubicadas aproximadamente al nivel exterior de la esquina de los ojos, el cuero de las orejas llega casi a la nariz del perro y están cubiertas de pelaje sedoso.

Los ojos tienen forma de almendra, nunca llenos o protuberantes y son de color oscuro. La nariz tiene un gran tamaño y es de color negro. Algunos defectos serían aspereza; mordida con prognatismo o enognatismo; ojos redondos, prominentes o de color claro; nariz exageradamente Romana o cabeza sin moño.

Cuello

El cuello es largo, fuerte y arqueado. Baja en una curva hasta los hombros, los cuales son largos, ladeados y recaen hacia atrás. Los defectos serían el cuello muy corto o muy grueso, el cuello hundido, cuello de ganso o cuello con falta de musculatura.

Cuerpo

La línea trasera aparece desde los hombros hasta el lomo. Estos perros tienen un fuerte, poderoso y ligeramente arqueado lomo que va hacia adelante, con los huesos de la cadera muy pronunciados. La altura de los hombros iguala la distancia desde el pecho hasta la parte trasera. El pecho bien recaído y anchura mediana. Los defectos serían columna vertebral hundida, ancas de ganso, lomo flácido, falta de prominencia en los huesos de la cadera, el pecho demasiado ancho que cause interferencia con los codos.

Cola

La cola está ubicada no muy alta en el cuerpo y tiene un ario o una curva al final. La cola jamás debe estar curvada sobre la espalda, reposar en ella o llevada hacia los lados, tampoco debe estar tupida.

Piernas

Las piernas delanteras son rectas, fuertes y con gran distancia entre los codos y la cuartilla. Los codos bien retenidos. Los pies delanteros son prolongados en ancho y largo con los dedos bien arqueados. Los pies están cubiertos de pelaje largo y grueso, de textura fina. Las cuartillas largas y rectas. Las almohadillas de las patas son inusualmente largas y se adhieren bien al piso.

Los hombros tienen mucho ángulo para que las piernas están bien ubicadas debajo del perro. Si los hombros están muy rectos esto causa que el perro se parta en las cuartillas, lo cual es un defecto serio.
Los cuatro pies del Lebrel Afgano están alineados con el cuerpo, además se tornan hacia afuera no hacia dentro. Los pies traseros son anchos y tienen buen largo, los dedos arqueados y cubiertos de largo pelaje.

Los cuartos traseros son poderosos y tienen mucha musculatura con gran distancia entre la cadera y el corvejón. Los corvejones están muy hacia abajo con buen ángulo; las rodillas también poseen ángulo. Los defectos serían los pies torcidos hacia fuera o dentro, las almohadillas de las patas no lo suficientemente gruesas o los pies muy pequeños, cuartillas débiles o rotas, las rodillas muy rectas o muy alto el corvejón.

Pelaje

Los cuartos traseros, los costados, las costillas, los cuartos delanteros y las piernas están cubiertas de pelaje grueso y sedoso. Las orejas y los cuatro pies cubiertos de mucho pelaje. La parte delantera de los hombros y también la parte de atrás por los costados de la silla y en las costillas el pelaje es corto y pegado, formando una espalda suave en perros maduros. El Lebrel Afgano debe ser mostrado en su estado natural, el pelaje no debe ser cortado o podado y la cabeza debe tener el típico moño de cabello largo y sedoso. Los defectos serían falta de cabello corto en la silla.

Marcha

Cuando corren libres los Lebrel Afganos se mueven el galope, mostrando gran elasticidad y fluidez; tienen una poderosa zancada. Los Lebrel Afganos pueden trotar a un paso rápido y cuando lo hacen tienen la apariencia de colocar los pies traseros directamente en las huellas de los pies delanteros. Se deben mover con la cabeza y la cola alta, toda la apariencia del Lebrel Afgano es de estilo y belleza.

Cuerpo del lebrel afganoNutrición y alimentación

Dependiendo de la talla de tu perro cuando sea adulto vas a querer alimentarlo con una fórmula que satisfaga sus necesidades digestivas durante las distintas fases de su vida. Muchas compañías de comida para perros tienen formulas específicas para pequeñas, medianas, grandes y gigantes razas. Los Lebrel Afganos son una raza grande.

Con que alimentas a tu perro es una decisión individual, sin embargo, consultar con tu veterinario o criador será la mejor manera de determinar la frecuencia de las comidas cuando sea un cachorro y la mejor dieta como adulto para aumentar su longevidad. Los Lebrel Afganos bien alimentados deberían tener un pelaje resplandeciente y dientes limpios. Deben tener agua limpia y fresca disponible todo el tiempo.

Pelaje y aseo

Un cachorro pequeño y con cabello rizado necesita mínimo aseo, pero esto cambiara drásticamente cuando cumpla nueve meses. Este magnífico pelaje requerirá baños frecuentes y riguroso aseo. Su largo y fluido cabello requiere atención y cepillados constantes para evitar nudos. Hay que estar atentos en desechos o parásitos que pueden quedar enredados en su cabello. Las uñas deben ser recortadas regularmente para evitar que crezcan demasiado y se rompan. Se deben revisar las orejas constantemente para evitar que se llenen de cera y desechos, lo cual puede resultar en una infección. Se deben cepillar los dientes regularmente.

Energía y ejercicio

Es necesario recordar que tu Lebrel Afgano es un sabueso que ama correr y perseguir cosas que probablemente tú ni siquiera puedas ver. Estos perros requieren una gran cantidad de ejercicio. La mejor manera de ejercitar a un Lebrel Afgano es en un área cercada, donde pueda correr a todo galope, estirar sus piernas, girar y hacer todo de nuevo. Si estos perros no tienen ejercicio suficiente se pueden volver destructivos en la casa. Si tienes tu propio patio debe tener una cerca de al menos seis pies porque los Lebrel Afganos son buenos saltadores. Para las caminatas debes tener una correa fuerte y una cadena ajustada al perro o un collar martingale.

Lebrel Afgano corriendoLa Salud de tu Lebrel Afgano

Como medicina veterinaria y sus protocolos están cambiando constantemente, se sugiere que busques a un veterinario que sea familiar con sabuesos y sus necesidades específicas como su sensibilidad con la anestesia. Pregúntale a tu criador o a otro dueño de sabuesos por recomendaciones. Hacer preguntas y construir relaciones con un veterinario antes de que una necesidad surja es el mejor acercamiento.

Los Lebrel Afganos pueden ser afectados por inflamación gástrica, un desorden digestivo del estómago. Asegúrate de educarte acerca de esta condición potencialmente fatal y sus síntomas. Llama a tu veterinario inmediatamente si observas alguno de los síntomas.

Otros llegaron buscando:
  • perro afgano
  • galgo afgano imagenes
  • lebrel afgano
  • lebrel afgano libro
  • razasdeperros del desierto

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *